Usar un compresómetro permite a las empresas prever la resistencia que proporcionan los embalajes ante las fuerzas de compresión, calculando la protección que son capaces de proporcionar a la carga.

De este modo, el compresómetro facilita la optimización del embalaje de acuerdo a las situaciones previstas durante el transporte y el almacenamiento de la carga, ahorrando en costes de packaging o de distribución.

Qué es un compresómetro y qué tecnología usa

Un compresómetro es un equipo de ensayo capaz de medir con precisión cómo las fuerzas de compresión provocan deformaciones en las mercancías durante su transporte y almacenaje.

Usar un compresómetro posibilita el someter las cargas a fuerzas de compresión y medir su deformación, de modo que es posible observar el comportamiento del material en estas situaciones. 

El compresómetro se utiliza para realizar ensayos de caracterización de resistencia de embalajes o test de compresión de embalaje (por ejemplo, test de compresión de cajas), en ensayos de creep o ensayos de resistencia, entre otros.

La tecnología del compresómetro

El compresómetro cuenta con varios mecanismos para realizar los test de compresión de embalaje.

Así, funciona a través de un accionamiento por motor eléctrico que, girando un husillo, desplaza el plato de compresión arriba y abajo.

Además, la máquina mide el desplazamiento del plato de presión mediante un encoder  lineal con precisión de micrómetros, y la fuerza con una célula de carga. Estas dos tecnologías son capaces de cumplir con las exigencias de precisión de las normativas internacionales.

El compresómetro cuenta además con elementos de seguridad como finales de carrera (que detienen la parte móvil de la máquina al final de su recorrido) y setas de emergencia (que detendrían la máquina ante una situación de riesgo).  

 

Para qué usar un compresómetro: casos reales

Existen múltiples motivos para usar un compresómetro, y todos ellos se encaminan hacia una finalidad: optimizar el embalaje para proteger la carga durante su transporte y almacenamiento.

En primer lugar, entre los métodos de testeo de compresión de cajas se encuentra la prueba BCT (Box Compression Test), que consiste en aplicar una fuerza de compresión cada vez mayor a una carga hasta que ésta falla.

De este modo, las unidades de testeo de compresión de cajas obtienen una curva de fuerza-deformación que permite caracterizar la resistencia de un embalaje. Así, se obtendrá información suficiente para tomar decisiones respecto al packaging (como por ejemplo, si optar por un embalaje más resistente).  

Igualmente, existen otros métodos de testeo de compresión de cajas, como los ensayos Press & release (aplicar las fuerzas de compresión a una carga y después soltar, comprobando así si el packaging ha resistido) o Press & hold (aplicando las fuerzas a la carga y manteniendo la presión, para probar la resistencia ante estas situaciones).

La utilidad de los test de compresión de embalaje queda patente mediante un ejemplo: imaginemos que nuestra empresa fabrica un producto delicado, de modo que puede resultar dañado durante su transporte y almacenamiento si se coloca encima un peso.

El producto, con una masa de 10kg, se empaqueta en un embalaje que (según un ensayo BCT previo) soporta hasta 60kg sin fallar. Por tanto, el cliente sabe que puede apilar estas cajas hasta 7 alturas sin aplastar las de la base. Todo ello asumiendo que el producto en el interior de la caja no recibe cargas de compresión y es el embalaje quien las soporta.

No obstante, sabemos que la empresa suele realizar sus envíos sobre un palé apilando a tres alturas. Es decir, este embalaje puede soportar hasta 60kg sin fallar, pero en la práctica solo necesita soportar hasta 20kg. Su carga de fallo es tres veces la carga real que ha de aguantar, por lo que diremos que su factor de seguridad es de 3.

Una vez realizados los ensayos de compresión de cajas mediante un compresómetro, la empresa podrá plantearse varias estrategias para optimizar su embalaje y ahorrar en costes.

  • Por un lado, puede decidir utilizar embalajes menos resistentes (y más baratos). Podrá elegir cajas que aguanten hasta los 40kg, si es muy conservadora, o plantearse utilizar cajas que soporten 30kg, si su producto no es demasiado caro y las posibles mermas son asumibles.
  • Por otro lado, también podría ahorrar en costes empezando a hacer envíos a 4 o incluso 5 alturas.

Para tomar decisiones respecto a la optimización del packaging, la empresa ha necesitado saber cómo se comporta su embalaje en relación a su ciclo de distribución, y qué capacidad tiene para proteger el producto. 

Qué estándares cumple el compresómetro

Los test de compresión de embalaje están previstos en varios estándares internacionales de transporte y packaging. Así, usar un compresómetro permite cumplir con los estándares de varias organizaciones:

  • El procedimiento de packaging EN 15552:2008: Complete, fillet transport packages and unit loads. Performance testing schedules for common distribution chains.
  • Los estándares ASTM D4169-16: Standard practice for performance testing of shipping containers and systems.
  • Los procedimientos ISTA  1C, D; 2A, B; 3E, F, H; 4; 6-FEDEX; 6-SAMSCLUB, 6-AMAZON.COM.

Cómo ayuda un compresómetro a optimizar el packaging

La finalidad última de usar un compresómetro será lograr optimizar el packaging.

En otras palabras, las unidades de testeo de compresión de cajas permiten comprobar cómo responde el embalaje ante un ensayo y, en caso de que no garantice la seguridad en la carga, modificarlo. 

Los test de compresión de embalaje pueden estar encaminados a cambiar el embalaje secundario, primario o terciario. Así, optimizar el packaging o los procesos dentro del ciclo de distribución permite ahorrar costes y reducir el uso de materiales de embalaje, permitiendo una distribución más sostenible y que proteja el medioambiente.

El primer paso en este proceso será realizar los test de compresión de cajas, de modo que se obtenga la información necesaria sobre cómo reacciona el embalaje a las fuerzas de compresión.

El compresómetro de Safe Load: ventajas y características

El compresómetro de Safe Load TT permite realizar ensayos de compresión a contenedores de envío, palés y cargas unitarias.

La familia de máquinas innPress desarrollada por Safe Load permite un rango de ensayo de entre 25 kN y 200 kN, posee diferentes tamaños de plataforma de ensayo (desde 1000x1000mm hasta 1500x1500mm) y recorridos (desde 1300mm hasta 2400mm).

Esto permite seleccionar el compresómetro según el tipo de carga sobre la que se van a practicar los ensayos.

Además, es capaz de realizar ensayos a diferentes temperaturas, desde -18º hasta 65º y con un 98% de humedad gracias a su cámara climática.

Safe Load además puede estudiar la viabilidad de diseños personalizados, adaptados a las necesidades de un cliente.

El compresómetro de Safe Load  TT presenta varias características que lo convierten en una opción muy ventajosa para realizar test de compresión de embalaje:

  • Ha sido diseñado con el usuario en mente, de modo que su usar un compresómetro se convierta en un proceso intuitivo: es la máquina la que guía al operario para lograr el éxito en los ensayos. 
  • Safe Load TT ha desarrollado el diseño del compresómetro de tal modo que el mantenimiento de la máquina sea ocasional y sencillo.
  • Nuestras máquinas incluyen la tecnología más puntera y cumplen con los estándares habituales en la industria del packaging mencionados más arriba (EN 15552:2008;  ASTM D4169-16; ISTA)

En este sentido, el compresómetro forma parte del Amazon Lab , un set de 5 máquinas que permite realizar los test ISTA 6-Amazon.com-SIOC e ISTA 6-Amazon.com-OB.

Estos ensayos se van a convertir en requisitos esenciales para aquellos vendedores que quieran utilizar el sistema de distribución de Amazon, y este set de máquinas permite superarlos.

En Safe Load Testing Technologies tenemos una larga experiencia desarrollando proyectos de investigación en packaging

Desde hace 20 años, hemos ayudado a empresas punteras alrededor del mundo a transportar y almacenar sus productos de forma segura, previendo los posibles daños que amenazan la carga, a la par que a reducir en costes.

Ponte en contacto con nosotros  y te ayudaremos a proteger la carga, optimizar tus embalajes y proceso de distribución y a ahorrar.