Un paquete se enfrenta a múltiples riesgos cuando sale hacia su destino durante el ciclo de distribución. Vibraciones, golpes, caídas o malas condiciones atmosféricas son solo algunos de los peligros que pueden comprometer la carga. Por ello, para proteger la carga, es vital conocer qué riesgos de distribución existen y cómo evitarlos.

¿Qué riesgos de distribución existen?

Los riesgos de distribución varían dependiendo de las causas que los motivan:

  • Impactos. Se trata de uno de los riesgos más comunes, sobre todo en el transporte y almacenamiento a través de empresas de distribución como compañías de paquetería.

Durante el manejo de la distribución, los paquetes pueden sufrir impactos de todo tipo y sufrir caídas de más de 1 metro  de altura. Este tipo de situaciones ponen en peligro las mercancías, por lo que conviene tenerlos en cuenta.

  • Compresiones. Durante el ciclo de distribución, cualquier producto se ve sometido a fuerzas de compresión, ya sea durante las fases de almacenamiento como en las fases de transporte.

Por ello, el packaging que protege las mercancías deberá ser capaz de soportar compresiones elevadas. Es el caso de las cajas de cartón ondulado para fruta, que pueden resistir fuerzas de compresión de hasta 1000kg

  • Vibraciones. Cualquier medio de transporte (ya sea por tierra, mar o aire) transmite vibraciones a la carga que soporta. Estas vibraciones afectan a la integridad de los productos contenidos en los embalajes, y pueden provocar roturas o deterioros.

Para evitarlo, el packaging deberá ser optimizado para actuar como filtro ante estas vibraciones, evitando que el producto en su interior entre en resonancia con las vibraciones exteriores y quede alterado.

  • Aceleraciones. Durante el transporte por carretera, los cambios de dirección, rotondas, curvas paradas o arranques violentos afectan a la carga transportada.

Un embalaje deficiente puede hacer que la carga se incline más de lo normal, provocando que, al salir despedida del palé, ocurran daños a otras cargas. También puede desestabilizar el vehículo donde se transporta y provocar accidentes.

  • Riesgos climatológicos. La temperatura y humedad afectan a la resistencia de los embalajes y envases. Las altas temperaturas, por ejemplo, perjudican especialmente a los embalajes plásticos, debilitándolos. De este modo, provoca que no sean capaces de soportar las fuerzas de compresión para las que fueron diseñadas.

Igualmente, el cartón ondulado se ve afectado por la humedad relativa: en concreto, un 90% de humedad puede reducir hasta un 75% la resistencia de este tipo de envase.

Todas estas incidencias suponen riesgos de distribución reales para el producto durante el manejo de la distribución, que pueden terminar por comprometer la carga transportada.

 

Cómo evitar los riesgos de distribución

El primer paso para evitar estos problemas será conocer los riesgos de cada ciclo de distribución y asumirlos.

En mayor o menor medida, las mercancías se ven afectadas por estas amenazas siempre durante el transporte y almacenamiento de la carga. 

De hecho en ocasiones, todos los anteriores problemas actúan a la vez sobre el packaging a la vez.

De este modo, resulta imprescindible conocer el ciclo de distribución de un paquete para conocer exactamente los riesgos a los que se expondrá.

Esto puede realizarse a través del control de ruta de un paquete, o registrarse de modo preciso a través de equipos como el Data Recorder, capaz de grabar las incidencias reales que suceden durante el transporte de mercancías.

Una vez conocidos los riesgos, será necesario poner en marcha un proceso de investigación del embalaje, que tenga en cuenta el manejo de la distribución para garantizar la seguridad de la carga.

Optimizing your packaging as per the distribution risks will be the best way to protect the product within.

Optimizar el embalaje de acuerdo a los riesgos de distribución será la forma más adecuada de proteger el producto en su interior. 

No obstante, hay otras formas de garantizar la seguridad de la carga, dependiendo del tipo de riesgo de distribución que sea necesario superar:

  •  Para solventar el problema de las aceleraciones, será necesario utilizar elementos de agarre y/o bloqueo dentro del camión. Como alternativas, también es posible diseñar de forma correcta el esquema de paletización, o utilizar de forma correcta el film estirable, aplicando una cantidad necesaria.
  •  El riesgo de distribución que suponen los problemas climáticos se puede minimizar utilizando, por ejemplo papeles protegidos ante la humedad o aplicando espesores mayores de los necesarios para condiciones climáticas normales.
  •  Frente a los impactos y las vibraciones, el mejor aliado será utilizar un material de amortiguamiento apropiado, que reduzca la incidencia de impactos, aceleraciones o vibraciones en el producto.

La importancia de la prevención de riesgos de distribución

La prevención de riesgos de distribución será así clave para el éxito en el transporte de mercancías.

Si no se tienen en cuenta estos riesgos y no se optimiza el packaging en consonancia, el producto puede quedar dañado durante el transporte sin solución. 

Esto causa desde pérdidas económicas hasta accidentes por carretera, junto a la insatisfacción del cliente final, que ve cómo el producto o el embalaje llega en malas condiciones.

La solución ante los riesgos por distribución: las máquinas de simulación de transporte

Para prevenir los riesgos de distribución, las máquinas de simulación de transporte ofrecen ensayos y test que permiten optimizar el packaging de acuerdo a los peligros que encontrará durante el ciclo de distribución.

Así, realizar ensayos a través de máquinas de simulación de transporte permite:

  • Reproducir cualquier riesgo de distribución antes mencionado, aportando datos en las fases de diseño de los embalajes.
  • Establecer si un packaging es apto para la protección de la carga durante su transporte o  manejo de la distribución.
  • Reducir costes. Los ensayos de packaging permiten, a través de la información obtenida tras el test, evitar el sobre-embalaje un paquete así como las pérdidas por rotura. El packaging queda optimizado para los riesgos de distribución reales a los que se enfrentará la carga, de modo que se evitan costes a raíz de establecer un embalaje desmesurado.
  • Cumplir las normativas internacionales en relación al transporte de mercancías.

Por ejemplo, en la directiva europea se menciona como necesario el ensayo EUMOS 40509-2012. Este protocolo de ensayos es de obligado cumplimiento para cualquier empresa de distribución que vaya a transportar sus productos a través de la UE. La directiva exige que las cargas unitarias no fijadas cumplan 0.8g en el sentido de la marcha y 0.5g para los demás.

Por su importancia, en Safe Load Testing Technologies hemos elaborado una guía gratuita  para saber cómo cumplir paso a paso con esta regulación.

Para actuar sobre los riesgos de distribución, es necesario el conocimiento profundo de la ingeniería de embalaje y de las amenazas que ponen en peligro a las cargas, productos y embalajes.

Por ello, en Safe Load Testing Technologies  actuamos de dos maneras. Por un lado, diseñamos y fabricamos máquinas que simulan los riesgos de distribución de una forma eficiente y precisa.

Además, ayudamos a las empresas transmitiendo nuestros conocimientos y experiencia alrededor de la ingeniería del embalaje y la simulación de riesgos de distribución. De este modo, nos aseguramos de que sean capaces de sacar el máximo partido a las máquinas que adquieren desde el minuto uno.

Nuestros 20 años de experiencia en el sector nos avalan, junto con nuestro compromiso con la innovación constante. Por ello, actualmente somos una de las dos únicas empresas a nivel mundial capaces de entregar equipos de simulación de transporte para laboratorios de packaging llave en mano.

Ponte en contacto con nosotros  para lograr la protección de la carga ante los riesgos de distribución.