La protección de la carga durante el proceso de distribución es prioritaria para muchas empresas, y garantizar que el envío de mercancías llega sano y salvo a su destino pasa por optimizar el embalaje. En este sentido, los envases para líquidos son la solución para el transporte de muchas mercancías (sobre todo, de tipo fluido) que requieren de características especiales para su protección.

Envases para líquidos: definición y características

Los envases para líquidos  son un tipo de embalaje multicapa apto para proteger ciertas cargas durante su transporte. Generalmente se utiliza para proteger productos líquidos, como por ejemplo: agua, zumos, leche, salsas espesas o purés, o packaging para perfumes.

Este tipo de envases se da con diferentes geometrías y puede diseñarse con tapón, sin tapón o con un sistema “abre fácil”.

Entre sus características están las capas protectoras que conforman el envase que contendrá líquido. Así, para garantizar la seguridad de las mercancías, incluye entre sus capas elementos barrera, que reducen el efecto de fenómenos que pueden malograr el producto (como, por ejemplo, la exposición a la luz). En otras ocasiones estas capas incluyen elementos que convierten lo convierten en un envase activo.

Cómo almacenar y transportar los envases para líquidos

Los envases para líquidos poseen ciertas características que los hacen únicos respecto a otros tipos de envases, y por ello necesitan cuidados especiales para proteger el paquete de forma exitosa.

Es necesario adoptar algunas estrategias de embalaje a la hora de transportar y almacenar las mercancías con envases que contengan líquidos:

  • Se deberá valorar la necesidad de establecer refuerzos durante la colocación de la carga en palés. Estos refuerzos pueden estar hechos de film para packaging terciario, shrink film para packaging (que permite agrupar las cargas), láminas antideslizantes o embalajes de agrupación.
  • Para garantizar que los tapones no suponen una amenaza, se pueden utilizar cajas de agrupación, láminas de cartón intermedias con agujeros (que salven los tapones), o diseñar los envases con forma de tejadillo.
  • Será necesario conocer las condiciones específicas necesarias para conservar el producto transportado. Hay productos que requieren de refrigeración para su conservación, otros no pueden quedar expuestos a la luz… Cada uno de estos productos requerirá de cuidados específicos que es necesario conocer y respetar para proteger la carga.
  • Se deberá vigilar el tiempo de almacenamiento y controlar que no sea excesivo, ya que el el envase para líquidos es especialmente sensible al paso del tiempo si se emplea como autoportante. Si bien generalmente los productos que se transportan en este tipo de embalaje son perecederos (de modo que el tiempo de almacén está controlado), se deberá monitorizar el embalaje si se tratara de un producto con una vida útil larga.

Water packaging

Daños que pueden sufrir los materiales líquidos y cómo evitarlos

Durante su transporte, los materiales líquidos quedan expuestos a una serie de amenazas que pueden dañarlos.

El buen conocimiento de las características técnicas de los envases para líquido y su optimización, serán claves a la hora de  asegurar la carga y ahorrar costes a las empresas.

Por un lado, la variada geometría de los envases para líquidos, junto con la posibilidad de incluir tapones, añade una complicación técnica a la hora del transporte y almacenaje de este tipo de envases.

Así, al remontar la carga, se deben tomar precauciones para que los tapones no dañen la parte inferior de la carga, o que la carga remontada no dañe el tapón. Para evitarlo, se emplean diversas estrategias, como el uso de cajas de agrupación o de láminas de cartón intermedias con agujeros para salvar los tapones. Los diseños de envase con forma de tejadillo, por su parte, logran prevenir además este tipo de daños.

Por otro lado, se debe tener en cuenta que en el interior del envase queda encerrado gas junto al líquido transportado. Este gas contribuye a aportar rigidez al envase, pero según las circunstancias ambientales pueden afectarle de manera negativa. En este sentido, los cambios de presión atmosférica (muy acusados con el transporte aéreo), pueden afectar a las cargas transportadas. 

Por ejemplo, existe una gran diferencia de presión entre el aeropuerto de Lima (Perú) situado a 34 metros sobre el nivel del mar y el aeropuerto de La Paz (Bolivia), en El Alto, situado a 4061 m sobre el nivel del mar. Cualquier producto envasado en Lima pasa de 760mm  de Hg a 470mm de Hg cuando llega a El Alto.Esto hace que el envase tenga que compensar la bajada de presión externa y en ocasiones produzca fugas. Si se tratara del caso contrario el problema típico es que el envase colapse.

Además, es necesario tener en cuenta que el hecho de que los envases para líquidos suelan transportar cargas líquidas hace que las fuerzas de inercia tengan un papel especial en su transporte. Por ello, este tipo de cargas son especialmente sensibles a aceleraciones angulares y lineales. Para evitarlo, se pueden colocar refuerzos en los palés, con estrategias diversas de embalaje.

A su vez, existen diferentes tipos de amenazas según el modo de transporte empleado para transportar envases que contengan líquido:

  • Si el transporte es aéreo, existe la posibilidad de perder contenido por la diferencia de presión, o la existencia de deformaciones permanentes. Igualmente, puede darse una pérdida de estabilidad en la carga.
  • Durante el transporte en barco, se pueden dar pérdidas en la estabilidad de la carga o producirse daños por la humedad. A su vez, el deterioro del aspecto del envase puede ser grande.
  • En el transporte por tierra, se pueden producir daños por aplastamiento o pérdidas de la estabilidad.

Cómo evitar daños en el transporte de envases para líquido 

Ante todas estas amenazas, será necesario tomar medidas para evitar daños:

  1. Lo primero es tener totalmente caracterizado el producto.
  2. Además, también será necesario conocer las necesidades del ciclo de distribución: los medios de transporte empleados, su duración, las rutas elegidas y el destino de la carga, junto con los periodos de almacenaje, las condiciones ambientales que se darán y los métodos de manipulación de la carga que se emplearán.
  3. Como tercer método, se deberá diseñar y/o optimizar el embalaje que vaya a contener el producto, de modo que cumpla los requisitos para proteger la carga teniendo en cuenta los dos puntos anteriores.
  4. Finalmente, es posible comprobar que el envase cumple estos requisitos mediante métodos experimentales, como son los tests de packaging y las simulaciones de transporte.

How to test liquid packaging

Cómo testear los envases para líquido

Los equipos de tests de packaging y simulación de transporte permiten simular  las condiciones y amenazas externas al paquete transportado, de modo que es posible optimizarlo para protegerlo.  

Así, mediante equipos de medición, se pueden registrar las condiciones que sufre el producto durante su transporte y almacenaje (posibles golpes, caídas, vibraciones… junto a las condiciones climáticas) y diseñar ensayos que simulen estos fenómenos en condiciones controladas.

Existen una serie de tests que posibilitan la seguridad de las cargas transportadas que contengan envases para líquido:

  • Con este tipo de envases, cobran importancia los ensayos de aceleración e impacto, ya que la inercia ejerce especial influencia en este tipo de materiales.

La máquina de impacto inclinado de Safe Load Testing Technologies permite realizar test de embalaje que simulan impactos horizontales en la carga y cómo afectan estos al embalaje terciario y a los envases que contienen el líquido.

  • Además, se puede testar los envases en ensayos de vibración, que miden la influencia de estos movimientos en el embalaje y su capacidad protectora. Es importante no limitarse a simular tan solo vibraciones verticales, si no incluir además el efecto que producen los movimientos de cabeceo y balanceo en la carga.

En este sentido, Safe Load TT posee la patente de su equipo de Vibración + Pitch & Roll, que obtiene resultados más cercanos a la realidad del transporte.

  • Los ensayos de caída serán también importantes, en especial según el volumen de líquido que contengan.

La máquina de caída permite simular caídas e impactos rotacionales en paquetes de hasta 1000 kg y que caigan desde hasta 2 metros de altura.

  • Además, es importante realizar estos ensayos en el interior de cámaras climáticas, que produzcan los mismo daños que causaría los efectos del clima, ya que algunos sistemas producto-embalaje cambian considerablemente su respuesta a estos ensayos en diferentes condiciones climáticas.

Empresas punteras como Itene, Duo Plast o Newton Research ya han confiado en nosotros para garantizar la seguridad de las cargas durante su transporte y manipulación.

Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a proteger los productos, ahorrando en costes y garantizando la satisfacción de tus clientes.