La demanda de alimentos de alta calidad no deja de aumentar. Los consumidores esperan encontrar productos de primera clase que conserven la frescura y todas sus propiedades hasta el momento del consumo. En ese sentido, el envasado juega un papel muy importante.

¿Qué es el envasado de alimentos?

El envasado de alimentos se define como el envasado para productos alimenticios, el envasado destinado a mantener el sabor y la calidad de los alimentos durante la manipulación y el transporte, así como durante la duración de los mismos. En otras palabras, el envasado ayuda a preservar los beneficios de los alimentos una vez finalizado el procesamiento del producto, lo que hace posible que recorran largas distancias de forma segura desde su punto de origen y, aún así, mantengan la buena calidad a la hora de consumirlos.

Las principales funciones del envasado son, entre otras, proteger los alimentos de los  elementos externos y los daños para que se puedan consumir de forma segura durante un período de tiempo más largo, preservar el producto, aportar a los clientes información nutricional sobre los alimentos o ayudar a reducir riesgos de seguridad durante el transporte.

 

Materiales y soluciones para el envasado de alimentos

Dos de los elementos más importantes a la hora de determinar la duración de un producto alimenticio son el diseño del envasado y el material utilizado. La selección correcta de materiales y tecnologías de envasado de alimentos puede ayudar a preservar la calidad y la frescura del producto durante la distribución y el almacenamiento. El avance de la investigación sobre los envases sigue avanzando, lo que implicará cambios en este campo que podrán transformar el impacto de los envases sobre el medio ambiente. Algunos materiales que se han utilizado tradicionalmente para el envasado de alimentos son el vidrio, el metal, el plástico, el papel y el cartón.

  • Vidrio – Uno de los materiales de envasado más antiguo. Por un lado, el vidrio es fácil de reutilizar y de reciclar. Pero, por otro lado, a pesar del uso de vidrio más fino y ligera, sigue pesando lo suficiente como para aumentar significativamente el coste del transporte. Otro problema sería su fragilidad y tendencia a la rotura por presión interna, impacto o choque térmico.
  • Metal – El metal es una buena combinación de protección física, propiedades de barrera y reciclabilidad. Las formas más comunes de utilizar el metal para el envasado de alimentos son el aluminio (refrescos, alimentos para mascotas), el papel de aluminio (envoltorios, bandejas), la hojalata (latas de bebida, alimentos procesados) o acero sin estaño (latas de alimentos, tapones de botellas, bandejas).
  • Plástico – Uno de los elementos más nuevos, más versátiles y más comunes hoy en día, el plástico es liviano, ofrece mucha flexibilidad en cuanto a diseño y es uno de los materiales más baratos de fabricar. Preserva y protege los alimentos durante un largo período de tiempo; sin embargo, es bastante permeable a la luz, los gases o los vapores y, aunque es reciclable, es un material muy contaminante.
  • Papel y cartón – El papel no se usa comúnmente como embalaje primario para proteger alimentos debido a sus limitadas propiedades de barrera. En el caso de que se utilice directamente como envase para alimentos, debe tratarse con resina o laca. El cartón, por el contrario, es más grueso que el papel, por lo que generalmente se utiliza para fabricar envases portables, como por ejemplo, los de la comida para llevar.

Seleccionar los materiales y tecnologías de envasado de alimentos adecuados ayuda a preservar la calidad y la frescura del producto durante la distribución y el almacenamiento.

 

Cómo proteger los alimentos durante el transporte

El auge del comercio internacional y las compras online supone que, hoy en día, los productos alimenticios recorren grandes distancias gracias a la existencia de medios de transporte más eficientes. Esta situación ha dado lugar a diseños más innovadores, así como a envases más resistentes y sostenibles. Pero, aún así, hay una serie de riesgos y peligros a los que están expuestos los productos durante el proceso de distribución, tales como movimientos repentinos (vibraciones, aceleraciones y desaceleraciones), cambios climáticos u otros factores biológicos (moho, roedores, plagas de insectos o derrames sólidos y líquidos). Además, una carga indebidamente empaquetada puede incrementar dichos riesgos para las personas a cargo de su distribución, el proceso de transporte y la seguridad de los productos transportados.

Las medidas de planificación y control son dos de los factores más importantes para evitar prácticas inadecuadas durante el transporte que puedan implicar riesgos para los alimentos. Algunas buenas estrategias a adoptar a la hora de almacenar y transportar alimentos envasados incluyen:

  • Conocer los productos y las necesidades del ciclo de distribución. Será necesario conocer las condiciones específicas para preservar el producto durante el transporte. Hay productos que necesitan refrigeración para su preservación, otros no pueden exponerse a la luz… Cada producto requiere unos cuidados específicos que se deben conocer y aplicar para la protección de los alimentos.
  • Controlar el tiempo de almacenamiento. Habrá que asegurarse, especialmente, de controlar que los productos no excedan el tiempo de almacenaje puesto que los alimentos son particularmente sensibles al paso del tiempo.
  • La manipulación de la mercancía con las prácticas higiénicas adecuadas.
  • También se debe considerar el uso de refuerzos al colocar los productos en palets, por ejemplo. Dichos refuerzos pueden incluir distintos tipos de film.
  • Optimizando o diseñando el envase de manera que cumpla con todos los requisitos para proteger la carga, tomando como referencia los puntos mencionados anteriormente.
  • Por último, comprobar si el envasado cumple todos los requisitos de seguridad. Las tecnologías de simulación de transporte se convierten, de esta manera, en herramientas esenciales y juegan un papel importante para comprobar cuál es el embalaje más óptimo.

 

Reglas y normas para empresas dedicadas al envasado de alimentos

Las empresas dedicadas al envasado de alimentos deben tener especial cuidado a la hora de manipular los alimentos, ya que cualquier elemento puede contaminar el producto durante el proceso de envasado. Hay, además, otros factores  durante este proceso potencialmente peligrosos, como los microorganismos dañinos que entran en contacto con los alimentos, ya sea a causa de restos de suciedad en el envase o a la presencia de trozos rotos del propio envase, como fragmentos de vidrio o plástico, que se mezclan con la comida.

Según la Unión Europea, los requisitos para el envasado de alimentos exigen que todos los materiales en contacto con los alimentos deben:

  • Ser seguros.
  • No transferir componentes o productos químicos a los alimentos que puedan suponer un peligro para la salud, cambiar la composición de los alimentos o afectar de forma negativa al sabor o al olor de los alimentos.
  • Estar producidos de acuerdo con las buenas prácticas de fabricación, en conformidad con los requisitos del Reglamento (CE) nº 20203/2006.
  • Ser rastreables a través de la cadena de producción.
  • Llevar el símbolo de la UE o ir etiquetados para indicar el cumplimiento de los requisitos previamente mencionados.

Por esto mismo, muchos gigantes del comercio electrónico, como Amazon, han establecido en los últimos años una serie de medidas y requisitos para garantizar la seguridad de los paquetes, en la mayor medida posible, durante el proceso de distribución.

El programa Amazon Fresh, por ejemplo, se creó con el objetivo de garantizar y controlar que los productos de alimentos frescos se encuentren en las mejores condiciones durante el almacenamiento y el transporte, desde su llegada al centro de entrega hasta su destino.

El mencionado sistema de envasado Amazon Fresh mantiene el punto de refrigeración adecuado de los productos, garantizando así la seguridad y la calidad del producto hasta que llega al consumidor.

El objetivo es que quienes decidan utilizar Amazon como canal de distribución empleen un embalaje seguro y sostenible para garantizar que el producto llegue sano y salvo hasta el comprador. Sin embargo, finalmente, es responsabilidad de cada proveedor garantizar que sus productos cumplan con estos estándares.

También te puede interesar: Packaging de Amazon cómo preparar tus mercancías para vender en el gigante

En Safe Load Testing Technologies contamos con la experiencia y la tecnología para asegurar que el embalaje cumpla con estos requisitos y así los productos puedan llegar al cliente final conservando su frescura original y la más alta calidad.

Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a optimizar tus envases de los alimentos.