Skip to main content

Al decidir entre un acelerómetro de 3 ejes vs el giroscopio de 6 ejes para tu dispositivo, es importante entender las capacidades de cada tecnología.

Profundiza en los detalles de estos sensores, sus tipos de medición y sus escenarios de uso óptimos.

Acelerómetro de 3 ejes vs giroscopio de 6 ejes: ¿qué es un acelerómetro de tres ejes?

Un acelerómetro de 3 ejes mide las aceleraciones que ocurren en relación con los 3 ejes de coordenadas cartesianas. En otras palabras, puede medir los cambios en la velocidad de un punto.

Esta herramienta está presente en podómetros, la industria de videojuegos y la robótica, entre otros, donde el registrador de datos del acelerómetro mide las fuerzas de aceleración, ya sean dinámicas o estáticas. Las fuerzas estáticas incluyen la gravedad, mientras que las fuerzas dinámicas pueden incluir vibraciones y movimientos.

Uno de los usos más comunes es, por ejemplo, en los medidores de automóviles. Las aceleraciones se representan por un vector que indica la dirección de desplazamiento del punto y su módulo, que indica la intensidad.

Un sensor de acelerómetro puede calcular su ángulo de inclinación midiendo la aceleración causada por la gravedad. Además, también puede detectar la dirección y velocidad de un objeto en movimiento, teniendo en cuenta la aceleración dinámica.

Acelerómetro de 3 ejes vs giroscopio de 6 ejes: ¿qué es un giroscopio de 6 ejes?

Un giroscopio o gyro es un dispositivo que permite medir los cambios en la orientación que ocurren alrededor de un eje de referencia. Esto proporciona información que permite a un dispositivo medir su orientación, mantenerla o cambiarla.

El giroscopio de 6 ejes es, por lo tanto, un sensor con 6 grados de libertad, ya que tiene tres ejes para medir la tasa de giro y otros tres ejes para medir la aceleración. En otras palabras, combina el acelerómetro de eje de coordenadas cartesianas de 3 ejes con un sensor que realiza mediciones giroscópicas a lo largo de estos tres ejes: cabeceo, balanceo y guiñada.

Sus aplicaciones más extendidas incluyen su uso en aeronaves, cámaras digitales (por ejemplo, para tomar fotografías panorámicas o controlar la estabilidad) o algunos juguetes.

Su propósito es proporcionar estabilidad teniendo en cuenta los movimientos causados por vibraciones, y varias aplicaciones permiten leer sus mediciones.

Acelerómetro de 3 ejes vs giroscopio de 6 ejes: ¿la diferencia?

Una comparación entre un acelerómetro de 3 ejes y un giroscopio de 6 ejes muestra que hay diferencias importantes entre sus tecnologías, precisiones, unidades, etc. Pero una de las principales diferencias en cuanto a su uso es que el giroscopio tiene la capacidad de medir más parámetros.

En el caso del acelerómetro, los tres ejes están vinculados entre sí y son fijos, lo que significa que esta herramienta se usa a sí misma como un sistema de referencia.

Esto se traduce en dos características: no puede identificar cambios en su posición, y si el acelerómetro se rota, la orientación de los ejes cambiaría.

En este caso, si el acelerómetro se coloca en el centro de una ruleta, ajustando uno de sus ejes a la rotación de la ruleta, el acelerómetro sería incapaz de detectar cambios en la velocidad de la ruleta.

Por el contrario, un giroscopio es capaz de medir estos cambios en la orientación. De hecho, dado que son capaces de medir fuerzas de aceleración y velocidad, así como la orientación de la gravedad, se utilizan ampliamente en la tecnología moderna, como en vehículos no tripulados y sistemas de navegación.

¿Cuál es mejor para tus productos?

El criterio para optar por el uso de un acelerómetro de 3 ejes o un giroscopio de 6 ejes en cualquier tecnología dependerá completamente de las necesidades específicas de una empresa y los productos que fabrica.

Esto se puede analizar utilizando dos ejemplos:

Por un lado, una empresa quiere estudiar una montaña rusa donde los carros están asegurados a pistas por las que se mueven, y donde los usuarios que los montan, a su vez, están sujetos. En este caso, será interesante medir las aceleraciones, ya que las rotaciones no afectan al sistema. Aquí, tanto un acelerómetro como un giroscopio serían adecuados.
Por otro lado, se requeriría un giroscopio cuando sea necesario determinar qué cambios en la orientación están teniendo lugar y cómo eso podría afectar al producto.

El mejor ejemplo de un giroscopio es el indicador de actitud llevado por las aeronaves, representado por una pantalla circular dividida, con la mitad superior de color azul cielo representando el cielo y la mitad inferior roja para representar el suelo. A medida que la aeronave se mueve y gira para virar, la orientación de la pantalla cambiará para representar la dirección real del suelo.

Aplicaciones en simulación de transporte

Para las empresas de transporte y las grandes multinacionales que transportan cargas a diario, el uso de registradores de datos se está volviendo cada vez más generalizado, con el propósito de identificar las fuerzas que afectan directamente a la carga transportada. El registrador de datos se coloca dentro del vehículo de transporte para que registre todos los eventos que ocurren durante la distribución. Los datos registrados se analizan posteriormente para realizar pruebas de simulación de transporte y aprender, en un entorno de laboratorio, cómo se comporta la carga y cómo se ve afectada por las fuerzas experimentadas durante el transporte.

Por ejemplo, innRecord de Safe Load Testing Technologies es un dispositivo esencial para registrar vibraciones triaxiales, aceleraciones y movimientos de cabeceo y balanceo, así como impactos, en un camión, barco o avión durante el ciclo de distribución, gracias a sus dos acelerómetros y un giroscopio.

Este dispositivo puede registrar rutas basadas en la fuerza y frecuencia de las vibraciones experimentadas durante el transporte (PSD) en tres dimensiones, además de la rotación a lo largo de ejes (balanceo y cabeceo).

Toda la información se guarda en una tarjeta microSD y, tras su análisis, puede utilizarse para reproducir las condiciones reales bajo las cuales se transporta una carga, con el objetivo de optimizar el embalaje y garantizar la seguridad de los productos.

En la simulación de transporte, las pruebas más comunes son las de vibración, caída, aceleración/desaceleración e impacto, ya que estas son las fuerzas que más afectan a una carga durante el transporte.

Si quieres saber cómo se comportan tus bienes cuando se transportan, o si buscas realizar simulaciones más realistas, no dudes en contactarnos. Estaremos encantados de ayudarte a encontrar la mejor solución para tu proyecto.

Leave a Reply